Durante el último trimestre de este pasado curso nuestros chicos de 2ndo de primaria han vivido durante sus horas de Educación Plástica y Visual en un mundo paralelo lleno de magia e ilusión. De la mano de su profesor Víctor Gómez, se adentraron en el maravillo universo de Harry Potter convirtiendo su clase en el Internacional Ánfora en un pequeño Hogwarts a escala.

¿Lograrían coger el expreso de las 9 y ¾?

Para ello, y para conseguir su wand, la ansiada varita mágica con la que poder lanzar hechizos,  nuestros pequeños aprendices de magos tuvieron que completar todas las actividades del programa que su profesor les tenía preparadas.

La primera tarea fue la de agrupar a los niños en las diferentes casas (Griffindor, Slytherin…) para ello necesitaron el “Sombrero Seleccionador” con el que Cecilia, nuestra asistente de comunicación nativa, formaría los grupos.

Una vez en su “casa” todos tuvieron que colorear sus respectivos escudos, moldear sus propios magos jugando al quidditch en escobas voladoras con plastilina y aprender a dibujar con acuarelas sus personajes favoritos.

Esta locura de proyecto terminó con la creación por parte de los diferentes grupos de una cabeza de Dobby, el elfo, utilizando papel de periódico, cola y cartón y con una clase magistral de magia donde todos los alumnos aprendieron a realizar trucos con cartas para poder después hacerlos en casa a la familia.

En resumen, un divertidísimo proyecto que no solo captó la atención de los alumnos sino que los motivó e implicó haciendo una vez más del trabajo colaborativo un juego en equipo que no solo despertó su curiosidad por las artes plásticas sino que fomentó la pasión por la lectura.

 “Son nuestras elecciones las que muestran lo que somos, mucho más que nuestras habilidades”, Harry Potter